¿Y ahora que sigue? … Hacia la construcción de una agenda de la Sociedad Civil

Jpeg“La acción comunitaria surge ante la necesidad de resolver -o aminorar- situaciones conflictivas. La existencia de conflictos en una comunidad es algo inevitable ya que vivir en común comporta desacuerdos. Resolver estos conflictos es imprescindible para que el colectivo pueda progresar, pero además, este proceso de resolución puede ser una buena oportunidad para el aprendizaje y desarrollo social”

Asun Llena Berñe y Artur Parcerisa Aran

El presidente Peña Nieto, después de dos años de gobierno, se vio obligado a cambiar la narrativa que manejaba de nuestro país donde nos anunciaba que el país entraba a una nueva etapa de desarrollo gracias a las 11 reformas estructurales y las  inversiones de capital que vendrían con ella. Este viraje no lo hizo por iniciativa propia, sino como reacción a las protestas nacionales e internacionales frente al trágica desaparición de 43 estudiantes en Iguala, Guerrero. El debate de si esta respuesta es adecuada o no, se está dando en los medios de comunicación.  Sin embargo, después de varias marchas y protestas para esclarecer y castigar el crimen de los normalistas, muchos nos preguntamos cuál debe ser el papel de la sociedad civil en la transformación de México en un país con  paz e igualdad, sin corrupción y sin impunidad, donde cada uno de nosotros pueda aportar algo en este proceso.

Desde mi punto de vista, y a partir de la heterogeneidad de las personas que conformamos este país, me parece inútil encontrar una  respuesta única, sobre todo del tipo que sí y no funciona. En cambio, podemos iniciar un diálogo que nos lleve a lanzar diversas propuestas que una gran cantidad de gente pueda tomar como suyas,  apoyarlas y darles seguimiento. Con este objetivo, encuentro importante proponer diferentes marcos de discusión que faciliten este intercambio de ideas.

Mi propuesta es formular un documento con 43 puntos (aunque pueden ser más) de la agenda de la sociedad civil a partir de la metodología de construcción de acuerdos que emanan del área del conocimiento de mejora de la convivencia y resolución pacífica de conflictos. Esta tarea pretende abrir espacios de diálogo constructivo en el abordaje de situaciones de crisis, haciendo de la sociedad un participante activo.

Las sugerencias que encuentro más importantes para esta plataforma son:

1. Buscar información necesaria para identificar los temas detrás del conflicto. De esta manera se amplia la percepción del problema para ir pasando de una visión individual, a otra visión más amplia, común y objetiva del asunto que se tiene que enfrentar. En este punto es importante buscar la experiencia de las ONG’s que ya se encuentran trabajando en estos temas.

2. Poner el énfasis en los intereses y necesidades detrás de lo que se reclama de un conflicto. Los intereses son los beneficios que se esperan conseguir de un conflicto y que están ligados a las necesidades. Galtung, por ejemplo, apunta que para conseguir la “realización humana fundamental” pasa por atender cinco necesidades, consideradas todas ellas como elementales: la comida, el vestido-techo, la salud, la comunidad o necesidad de tener relaciones, de amor, de compartir con otros, y la educación como reflexión creativa y crítica sobre la cultura.

3. Construir propuestas justas, concretas, realizables y evaluables. También es importante recordar que una propuesta es legítima siempre y cuando respete las necesidades básicas, los derechos humanos y las leyes vigentes (siempre y cuando éstas respeten los dos puntos anteriores).

Para terminar, encuentro que la motivación detrás de los estudios de la resolución pacífica de conflictos pueden ser una guía importante para la situación que atravesamos actualmente. En su libro sobre mediación, Sara Rozenblum se pregunta: “¿qué hace falta para cambiar, qué se debe añadir, para que el mundo luzca pacífico y con entendimiento? También, y desde otro nivel, podríamos trabajar en el diseño de un mundo en paz; imaginarnos sus variables y contenidos; aprender modos de dejar atrás la violencia y la confrontación actual, y construir una sociedad donde prevalezca el diálogo, se tienda a la cooperación y se modifique la visión de que para ganar es necesario que haya otro que pierda”.

¿Quieres participar o saber más de esta iniciativa? Visita la página de facebook 43 puntos de la Agenda de la Sociedad Civil

¿Se puede medir la paz?

Un muy buen artículo sobre cultura de la paz.

Temas de política e historia

¿Cómo acercarnos al concepto de paz?

¿Cuándo hablamos de paz? ¿Cuando todo va bien, nos levantamos cada mañana, vamos a trabajar, cobramos al final de mes, cuando los años van pasando, los hijos creciendo y al final de nuestra vida laboral nos jubilamos? ¿O cuando no podemos ir al trabajo porque los medios de transporte no funcionan y nuestros sitios de trabajo ya no existen porque han sido bombardeados y lo que antes era un lugar lleno de vida, ahora está en ruinas? ¿Cuando ya no encontramos las casas que eran nuestros hogares? Las imágenes de muchas ciudades sirias y palestinas nos dan una idea de cómo podría ser vivir en semejantes circunstancias, algo que las generaciones de nuestros padres y abuelos también han llegado a conocer. Creo que coincidimos cuando digo que hablamos más de paz cuando la vemos quebrando. Exceptuando a la guerra civil en la antigua República de…

Ver la entrada original 1.179 palabras más

Convivencia, conflicto y paz: una mirada de Johan Galtung.

Los estudios solos no frenan la violencia directa, ni desmantelan estructuras violentas, ni construyen paz directa, estructural y cultural. Lo hacen las personas preparadas, con técnicas; y técnicas = conocimientos de cómo hacer + imaginación + compasión + perseverancia.

J. Galtung

En 2011, en la presentación de un libro sobre periodismo de paz, Johan Galtung describía que en la sociedad mexicana se “combinan una pobreza insufrible con una desigualdad igualmente insufrible, esta formación lanza a México a una pista hacia el suicidio. Ustedes pueden sacar al ejército y matar a todos los narcotraficantes, este problema va a producir exactamente lo mismo. Hay que centrarnos en el conflicto y las soluciones”. 

Johan Galtung es un matemático y sociólogo noruego que ha trabajado la relación entre conflicto, paz y desarrollo. A lo largo de toda una vida dedicada a estos temas, ha construido un marco teórico que permite acercarse a los conflictos, para poder abordarlos en su complejidad,  sistematizarlos y  proporcionar soluciones a los mismos. En su trabajo, la teoría y la práctica se combinan y él mismo ha intervenido en el análisis y propuestas de solución de diferentes tipos de conflictos alrededor del mundo. Además, contribuye en la formación de trabajadores del conflicto a través del Instituto para la teoría y práctica de la paz, con sede en Oslo, Noruega.

Galtung plantea que la violencia es una expresión del conflicto no resuelto, o como dice en su particular estilo: “la violencia es el humo y el conflicto no resuelto el fuego”. Algunas de las características del conflicto para este autor son:

  • El conflicto es crisis y oportunidad.
  • El conflicto es un hecho natural, estructural y permanente en el ser humano.
  • El conflicto es una situación de objetivos incompatibles.
  • Los conflictos no se solucionan, se transforman.

En el conflicto actúan tres dimensiones que hay que atender: actitudes, que se refieren a cómo sienten y piensan las partes de un conflicto; el comportamiento, donde se agrupan las acciones visibles de las partes del conflicto y la contradicción que tiene que ver con el tema o temas reales del conflicto. En estos días en México, hemos visto que la mayoría de los medios de comunicación se centran en la parte del comportamiento del conflicto, que es donde reside la violencia, pero el peligro de focalizar únicamente en este aspecto es “barrer debajo de la alfombra de la violencia, el problema”.

El gran reto es trabajar alrededor de las tres dimensiones del conflicto antes mencionadas, lo que para Galtung implica discutir “los conceptos de peace-making (que opera principalmente en las actitudes), de peace-keeping (que opera en los comportamientos) y de peace-building (que opera sobre las contradicciones subyacentes)”.

Considero fundamental que las universidades públicas trabajen alrededor del tema de la mejora de la convivencia y resolución al conflicto, tanto al interior como al exterior de estas instituciones, para poder colaborar en la formación de las personas en la cultura de la paz y la convivencia pacífica. La sociedad civil, necesita más que nunca, de estos estudios y herramientas  para colaborar en la ardua tarea de analizar el conflicto que vivimos actualmente en México, y poder sumar nuestra experiencia y conocimientos en la búsqueda de soluciones creativas y pacíficas que aspiren a atender la problemática del país en su complejidad. Se trata de una tarea de largo aliento, que varias personas y grupos han comenzado a impulsar.

Comparto dos documentos para comenzar a generar las sinergías para este trabajo y poder comenzar a actuar.

La teoría de conflictos de Galtung

Resultados sobre el sondeo de Convivencia en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México

 El primero de los documentos resume las principales características del trabajo de Johan Galtung, mientras que el segundo documento intenta aterrizar la discusión sobre la mejora de la convivencia en la UACM, en un plan institucional que atiende a la problemática particular que vivimos en esta escuela. Es el momento de poder actuar y trabajar juntos en esta tarea necesaria.